martes, 21 de febrero de 2017

Ayudar a crecer


Día 21

Con Jesús por la mañana. «Demos bastante si queremos conseguir mucho» Don Bosco. El egoísta da porque quiere recibir mucho para sí mismo. El generoso da porque quiere conseguir mucho en los demás. El hombre y mujer generosos se distinguen de los que no lo son porque no buscan recoger mucho para ellos, sino conseguir mucho para los demás.  ¿Cuál es tu manera de dar? Decídete hoy lograr mucho para los demás, dando más a quien a tu lado necesite de tu ayuda. Ofrece tu día por la intención del Papa en favor de "los pobres, los refugiados y los marginados".  

Con Jesús por la tarde. «Les preguntó: ¿De qué discutíais por el camino? Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos» (Mc 9,30-37). Detente, ¿cuáles son tus aspiraciones, qué buscas? Al ritmo de tu respiración repite: "Jesús, quiero servir como tú". Retoma tu camino con el propósito que hiciste esta mañana.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hacer realmente libres.  




lunes, 20 de febrero de 2017

El motor de tus actos



Día 20

Con Jesús por la mañana. «En todo amar y servir» (S. Ignacio de Loyola). Amar y servir no son dos actos distintos, sino la misma dinámica divina que fluye en ti. Jesús nos ha manifestado el amor del Padre al curar la humanidad rota y herida. El amor de Dios se puso al servicio de la redención del hombre. ¿Es el amor y el servicio el motor de tus actos? Decídete y elige hoy algún gesto de bondad en favor de alguna persona carenciada que conozcas. Ofrece tus alegrías y tus luchas de este día por la intención del Papa para este mes: " Acoger a los necesitados".  

Con Jesús por la tarde. «Si puedes hacer algo, ten piedad de nosotros y ayúdanos". "¡Si puedes...!", respondió Jesús. "Todo es posible para el que cree". Inmediatamente el padre del niño exclamó: "Creo, ayúdame porque tengo poca fe» (Mc 9,13-18). Piensa unos minutos y pregúntate: ¿Creo que Jesús 'puede' con mi vida, con mis dificultades y enfermedades? Respira profundo y repite en tu corazón: "Creo, pero aumenta fe". Renueva el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.  


domingo, 19 de febrero de 2017

Paz en el corazón



Día 19

Con Jesús por la mañana. «En la caridad el pobre es rico, sin caridad todo rico es pobre» San Agustín. La vida no es una carrera para acumular dinero, sino un espacio para compartir. La vida plena y feliz no está garantizada por los bienes, sino por la paz en el corazón. ¡De qué te sirve tener tanto si no tienes paz para disfrutar! ¿Qué buscas? ¿Es tu objetivo tu éxito, tu confort, tu comodidad o la de tu hermano? Anímate hoy a buscar tu riqueza en dar, más que en recibir; y ofrece esto por la intención mensual del Papa que reza por "los que están agobiados".  

Con Jesús por la tarde. «Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo» (Mt 5,38-48). Detente un momento y piensa en aquellos que te han hecho daño: ¿Has rogado por ellos? Tómate un momento para repetir: "Jesús, quiero ser un verdadero hijo del Padre Bueno". Actualiza tu propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.  


sábado, 18 de febrero de 2017

Dar es recibir



Día 18

Con Jesús por la mañana. La generosidad es como la respiración: fluye permanentemente. Es dinámica. Al dar, aportamos algo de nosotros a los demás y regresa esa generosidad de un modo totalmente inesperado. Podemos dar nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestro talento o darnos a nosotros mismos. Siempre que exhalamos generosidad, inhalamos bondad, y en nuestro interior reina la plenitud de sentirnos vivos. Ofrece el día por las intenciones de este mes. Acércate hoy a quién necesita de ti. Que tu bondad transforme la vida de los demás.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos...Entonces una nube los cubrió con su sombra, y salió de ella una voz: Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo» (Mc 9,2-13). Haz un alto en el camino: ¿Cuál es el monte al que te invita hoy Jesús para ver su Luz de Hijo amado?, mientras reanudas el propósito de la jornada, repite en silencio: «en tu Luz veo mi Luz, la de ser hijo del Padre».

Con Jesús por la noche. ¿Qué viviste hoy? ¿Qué sentimiento identificas al terminar el día? ¿De qué estás agradecido hoy? ¿Qué situaciones te han entristecido hoy? ¿Qué te hubieras gustado que fuera diferente?  


viernes, 17 de febrero de 2017

Transformar



Día 17

Con Jesús por la mañana. «Todos estamos hechos para encontrarnos con un Tú inagotable que nos ilumine la existencia y nos transforme enteramente de tal manera que seamos capaces de establecer relaciones nuevas con nuestra propia historia personal, con los demás y con toda la creación. La palabra de Jesús no es sólo informativa o la explicación de una enseñanza; sino que es también operativa, creadora del futuro al transformar por dentro la persona que la acoge» (Benjamín González Buelta)  ¿Te dejas transformar en el encuentro con Jesús? Mira hoy a quién está cerca tuyo con una mirada nueva, y tiéndele una mano en este día. Ofrece tu jornada por la intención del Papa que en este mes reza "por los pobres, los refugiados y los marginados".  

Con Jesús por la tarde. «Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga» (Mc 8,34-38.9, 1). ¿Quieres ser semejante a Jesús? ¿Cómo vives el misterio del dolor y del sufrimiento? Pide en tu corazón: «Señor, fortaléceme en los momentos difíciles», y actualiza tu propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y agradece. Trae a la memoria las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado? ¿Cómo ha sido ese encuentro? ¿Qué le agradeces? Aún las situaciones difíciles nos dejan enseñanzas.  


jueves, 16 de febrero de 2017

Amistad gratuita



Día 16

Con Jesús por la mañana. «¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras? ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, que a mi puerta, cubierto de rocío, pasas las noches del invierno oscuras?» (López de Vega). Nos cuesta comprender que el amor que nos tiene Jesús no dependa de nuestros méritos. ¡Tan acostumbrados estamos a que el amor se compra con buenas acciones, que resulta difícil creer en el amor gratuito de Dios! Jesús te busca continuamente. Quiere tu amistad. Quiere ser parte de tu vida. ¿Quieres tu ser su amigo? Tómate un tiempo hoy para estar un momento a solas con Jesús y reflexiona: ¿Me acostumbré a buscar ser amado por mis buenas obras?  Ofrece el día de hoy por las intenciones del Papa para este mes en favor de los que sufren necesidad.  

Con Jesús por la tarde. «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? Pedro respondió: Tú eres el Mesías» (Mc 8,27-33). ¿Quién es Jesús para ti? ¿Dejas que Él sea el Señor en tu vida? Haz resonar en tu interior: "Tú eres mi Salvador ", mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.



miércoles, 15 de febrero de 2017

Dios de las sorpresas



Día 15

San Claudio de la Colombiére

Con Jesús por la mañana. Todos los días vivimos situaciones que nos sorprenden. ¡No siempre son gratas! Sin embargo, debemos hacerles frente. ¿Cómo reaccionas cuando sucede algo que no te gusta? Cuando abrimos el corazón y la mente a la novedad, a la sorpresa e incluso al desconcierto vamos adquiriendo mayor consciencia de nosotros mismos, de las herramientas que tenemos para hacer frente a los desafíos, o de la pobreza de medios con los que contamos. ¡Conócete! Descubre lo que Dios quiere revelarte de ti mismo, por medio de todo lo que vivas hoy. Ofrece el día por las intenciones de este mes en favor de los que están agobiados. No busques vivir sólo momentos agradables, elige vivir.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús le puso nuevamente las manos sobre los ojos, y el hombre recuperó la vista. Así quedó curado y veía todo con claridad» (Mc 8,22-26). ¿Cómo ves la realidad? ¿Qué enturbia tu mirada? Suspira desde el fondo del corazón: "Señor, pon tus manos sobre mis ojos, para que vea con tu claridad". Actualiza tu propósito de hoy.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?  

Blogroll